Loading...
Entérate

Cómo decirles a tus amigos que dejen el ‘cel’ y te pongan atención

Algo interesante?” Pregunto. “¿Eh?” Es la respuesta más común. Mi amigo ha estado mirando su celular a ratos y claramente no tiene idea de lo que acabo de decir.

Hay dos campos distintos cuando se trata de usar el celular en la cena: las personas que piensan que no es un gran problema e instintivamente colocan su dispositivo sobre la mesa, y las personas como yo, que lo consideran grosero y más que exasperante.

Cuando un amigo parece estar hipnotizado por su celular en lugar de mi conversación (ingeniosa, inteligente y francamente apasionante), me hace sentir que tienen un lugar mejor en el que estar. Pero en lugar de expresar un dolor o decepción genuinos, inevitablemente termino diciendo algo pasable, dejando un sabor amargo en la boca de todos antes de que llegue el postre.

Entonces, si tu amigo es tentado por Twitter o atraído por WhatsApp, ¿cómo les dices que guarden su celular sin arruinar tu amistad?

Puede ser tentador dejar caer pistas sobre el hábito de tu amigo, pero siempre es más fácil para todos si eres explícito y claro sobre cuál es el problema, de acuerdo con el consejero de Relate, Peter Saddington.

En lugar de pedirle a tu amigo que abandone su teléfono por completo, puedes hablar sobre tomar un descanso del celular por un período de tiempo con el fin de establecer algunos límites con los que todos puedan vivir.

Lou Crane, de 23 años, de la universidad de Newcastle upon Tyne, probó esta táctica cuando fue a un festival de música y se sintió frustrada cuando uno de sus amigos no dejó su celular.

Para abordar el problema, uno de los miembros del grupo aceptó ser el fotógrafo y la persona designada para el video del día, mientras que la amiga pasó un día sin el celular (y no se dejó engañar por los mensajes entrantes).

Alternativamente, podrías hacer que una desintoxicación digital sea parte de la diversión de una noche, como lo hace Georgia Haggar, de 22 años, con sus amigos. El grupo juega una versión de un juego popular, donde todos colocan su teléfono en una pila sobre la mesa y el primero en alcanzar el suyo paga la cena o las bebidas.

En raras ocasiones, el uso del teléfono celular puede ser la gota que termina una relación tensa. Michael Portz, de 32 años, terminó perdiendo una amistad porque su pareja constantemente revisaba las redes sociales, WhatsApp y las aplicaciones de citas cada vez que se encontraban. Eventualmente se separaron y perdieron el contacto.

Excelsior

Promociones